Gran chasco en España: el hallazgo histórico que no tiene tanto valor como se creía

Los restos fueron hallados en Gran Canaria y supuestamente eran de la época de antes de cristo

Imagen del yacimiento hallado en La Fortaleza, en Gran Canaria
Los restos hallados tienen mucho menos valor arqueológico de lo que se pensaba | EFE

Los restos recuperados en La Fortaleza (Gran Canaria) con los que se pretendía retrotraer la población de Canarias hasta 1.500 años antes de Cristo pertenecen a estratos que en realidad tienen de 600 a 700 años de antigüedad; es decir, proceden de los siglos XIII-XIV, poco antes de la Conquista.

Seis investigadores de las Universidades de Las Palmas de Gran Canaria y Lyon (Francia), el Museo Canario, la empresa Tibicena Arqueología y el Centro de Investigación y Restauración de Museos de Francia publican en la última entrega del ‘Anuario de Estudios Atlánticos’ (2020) una recopilación de 434 dataciones de Carbono, 14 obtenidas en yacimientos prehispánicos de todas las islas del archipiélago; entre ellas, 31 inéditas hasta el momento.

Su conclusión es clara: no hay dataciones fiables ni pruebas físicas que permitan sostener que la primera población de Canarias se produjo antes del cambio de era, sino que todas las fechas contrastadas señalan a un momento situado entre los s. II y III dC.

Ello no significa, precisan, «que no puedan documentarse llegadas anteriores u ocupaciones esporádicas de humanos en el archipiélago, como de hecho aparentemente sucede en el islote de Lobos (Fuerteventura)», donde hace unos años se encontraron restos romanos que parecen apuntar a un taller de púrpura de los s. I aC a I dC.

Incógnitas del pasado de Canarias

Tras este chasco, los investigadores se preguntan ahora que, si las Islas Canarias estuvieron pobladas desde tiempos muy anteriores a Cristo, como sostienen aún algunos autores, ¿por qué esa supuesta ocupación no dejó rastro alguno y no se encuentran restos humanos, que sí aparecen de manera constante a partir de los s. III-IV de nuestra era? Una incógnita que coge protagonismo con el hecho de que no se han hallado cadáveres de 1.000 años muertos. 

Ahora se abordan las dataciones más antiguas que se atribuyen a un yacimiento emblemático, La Fortaleza, en la caldera de Tirajana: las obtenidas hace tres décadas a partir de cuatro carbones recuperados durante una excavación hecha en 1990 en los estratos profundos de un recinto circular doméstico.

El laboratorio japonés de la Universidad de Gakushuin les atribuyó 2.190, 2.660, 3.010 y 3.360 años de antigüedad; es decir, según sus pruebas de Carbono 14, esos estratos de ocupación humana se remontaban hasta casi 15 siglos antes de Cristo. Serían, pues, coetáneos, por ejemplo, al momento en el que reinaban en Egipto el faraón Akenatón y su esposa Nefertiti (s. XIV aC).

Entre 2016 y 2018 se volvió a trabajar esa misma estructura doméstica, en la zona no excavada en los noventa. Y se tomaron muestras de hueso animal en los mismos estratos controvertidos, no de carbones vegetales, que examinó otro laboratorio con técnicas más modernas (espectrometría de masas con aceleradores, AMS)

El resultado fue que el lugar que teóricamente había estado ocupado desde el segundo milenio antes de Cristo no tiene más de 700 años de antigüedad. Es de los siglos XIII a XIV, cuando comenzaron a llegar a las islas los primeros exploradores europeos.

Poca fiabilidad

Según los expertos españoles, las nuevas pruebas demuestran que las dataciones del laboratorio japonés tienen «nula fiabilidad» para el registro arqueológico de Canarias y más aún si se basan en carbones o en restos vegetales de especies de largo período de vida.

Los autores matizan que cuando se tomaron las muestras de La Fortaleza cuya fecha ahora rebaten, el estudio de carbones se consideraba un método válido y, sobre todo, se desconocían los errores que luego dieron las fechas obtenidas por ese mismo laboratorio japonés para varios yacimientos arqueológicos.

Abandonar esas dataciones, argumentan, «permitiría superar uno de los principales problemas epistemológicos» que se plantean al estudiar el pasado prehispánico de Canarias: «la pertinaz ausencia arqueológica de esos pobladores llegados supuestamente en el primer milenio antes de Cristo».


Comentarios

envía el comentario