Un ganador del Euromillones se arruina tras gastar 11 millones de euros en fiestas

En la actualidad, el británico Michael Carroll transporta troncos de madera por 11 euros la hora

Siempre nos preguntamos en qué nos gastaríamos un premio de varios millones de euros, y no hay una respuesta sencilla. Muchos emplearían el dinero en saldar algunas deudas y pagar el alquiler de por vida, otros preferirían permitirse algún capricho de lujo y luego está Michael Carroll, un ciudadano británico que se arruinó tras llevarse un bote de 11 millones de euros.

Carroll estaba comprometido con su novia Sandra Aitken y esperaban el nacimiento de su hija Brooke. El británico compró un boleto de Euromillones pensando que, si le tocaba el premio, la familia podría pasar el resto de su vida de la forma más cómoda posible. Pero cuando la suerte le sonrió, él le dio la espalda e hizo todo lo contrario.

Carroll quemó todo el dinero en fiestas, cocaína y prostitutas. Según informa ‘The Sun’, desde su mansión de cinco habitaciones de Norfolk fue gastando el dinero hasta quedarse en la ruina. El citado medio afirma que se gastaba hasta 58.000 euros en cada una de esas fiestas, con todo tipo de lujos y excesos.

Durante ese período, se presentó más de 30 veces ante el juez por actos vandálicos, así que los procesos judiciales tuvieron parte de culpa en su ruina, además de la adicción a la cocaína. En 2012 su cuenta bancaria llegó a números rojos y, en la actualidad, se dedica a transportar troncos de madera por 11 euros la hora. Carroll está de vuelta al mundo real.