INVITACIÓN OFICIAL:

Únete al nuevo grupo oficial de Facebook de Corazón y Famosos. Cotilleos, fotos, vídeos, encuestas... ¡PINCHA AQUÍ Y ÚNETE!

Fallece un niño en la guardería mientras dormía la siesta por una infección vírica

El pequeño de tan solo 4 años de edad padecía un trastorno del espectro autista y en el momento del suceso, los profesores estaban comiendo

Cillian, un niño de 4 años de edad, ha perdido la vida en una guardería situada en Cork (Irlanda) mientras dormía la siesta. El motivo del fallecimiento del pequeño, que padecía del espectro autista, ha sido una infección vírica que afectó principalmente a sus pulmones.

Este trágico sucesos se produjo en el momento en qué los profesores estaban comiendo en otra sala y no pudieron hacer nada por salvar la vida del pequeño. Cabe destacar que la normativa del propio centro establece que los profesores deben revisar el estado de los pequeños cada diez minutos para evitar cualquier tragedia o accidente que pueda ocurrir.

El problema fue que los docentes no llevaron a cabo esta práctica y cuando el pequeño Cillian, que estaba durmiendo de lado, no respiraba ya era demasiado tarde.

Como es habitual en la mayoría de centros educativos con niños que tienen necesidades especiales, un profesional les acompaña durante gran parte del día, el problema fue que su profesor tuvo que salir dos horas antes y lo dejó a cargo de otros docentes.

Los padres, destrozados: «Fue abandonado en la sala»

Por su parte, los padres del pequeño Cillian están completamente destrozados y aseguran que su hijo «fue abandonado en la sala». Cuando se dieron cuenta de que el niño no respiraba, los profesores activaron rápidamente la alarma y le practicaron maniobras de reanimación cardiopulmonar, tal como confirma ‘The Mirror’.

Seguidamente, fue trasladado al Hospital Universitario de Cork donde acabó muriendo a causa de una parada cardiorrespiratoria a causa de una miocarditis y una neumonía bronquial bilateral mohosa.

La doctora que llevó el caso ha relatado que es posible que el pequeño no mostrara ningún síntoma visible y, por tanto, su muerte sería natural. A pesar de esto, los padres piensan que el profesorado de la guardería debería haber comprobado cómo estaba su hijo mientras dormía.

El centro cumple con todas las normativas vigentes

Tal como se ha podido saber, los profesores estaban celebrando una comida de Navidad aquel fatídico día cuando Cillian falleció. Otro empleado tenía la obligación de vigilar a los niños, pero por desgracia no desempeñó correctamente su tarea.

La propia dirección del centro escolar ha asegurado que este suceso es inusual, y que durante el mes de mayo del 2018 pasaron una inspección completa. Además, después del accidente, otro experto ha vuelto a confirmar que cumplen con todas las normativas vigentes.



Comentarios

envía el comentario