Las emisiones contaminantes, un fallo cada vez más común en la ITV por el que puedes pagar hasta 500 euros

Se trata ya del tercer motivo por el que los vehículos de España no superan la Inspección Técnica
Muchos vehículos no superan la ITV por la emisión de gases contaminantes | Europa Press/Juanta de Andalucía

La cita con la ITV es siempre un momento poco deseado para los conductores. Por muy bien que se crea que está nuestro vehículo, siempre existe una posibilidad de que en la revisión le encuentren un fallo y quién sabe si uno de los graves.

Cada vez más los vehículos son suspendidos, a sorpresa de sus conductores, por exceso de emisiones contaminantes. En 2018 un total de 1.355.508 vehículos no pasaron esta inspección técnica por superar los límites establecidos.

De hecho, se trata ya del tercer motivo por el que los vehículos de España no superan la ITV, solo por detrás de fallos de alumbrado y señalización o ejes neumáticos y suspensiones. Hay que tener en cuenta que cada vez las leyes son más estrictas respecto a las emisiones contaminantes de los coches, motos y demás.

Es importante saber que un coche al que se le detecta un defecto por exceso de emisiones tiene un defecto grave, lo que quiere decir que el propietario tiene dos meses para arreglar el fallo y volver a pasar la ITV. En ese tiempo, además, el vehículo no puede conducirse, únicamente para ser llevado al taller.

La reparación puede llegar hasta los 500 euros

En un principio, la cosa no parece tan grave, pues para pasar la ITV sin defectos lo único que hay que hacer es acudir a un taller y arreglar esta emisión de gases excesiva. El problema viene con el precio de la reparación, que puede ir desde los 70 euros hasta los 500, según recoge ‘El Español’, y es que hay tres cosas que pueden estar causando el problema.

1. Fallo de mantenimiento: se trata de la reparación más económica y la que primero valoran los mecánicos al acudir al taller. El problema puede producirse por no haber llevado a cabo un buen mantenimiento, lo que supondría que no se han cambiado debidamente los filtros u otros elementos del vehículo que influyen en la emisión de gases. En este caso lo único que hay que hacer es cambiarlos. El precio podría ser de unos 60 o 70 euros.

2. Válvula GR: «Hace recircular los gases que vienen quemados del motor. Es decir, manda los buenos para dentro y el resto para fuera. Es fundamental. Si no funciona correctamente, habría que cambiarla», asegura  a ‘El Español’ Arturo Miguel, técnico del Real Automóvil Club de España. El precio de la reparación podría ser de unos 300 euros.

3. Inyectores: El fallo de estos elementos del vehículo comporta la reparación más cara de las tres que estamos mencionando. Según explica Miguel, es más probable en coches más antiguos. «Los inyectores, en estos casos, ya no trabajan con la misma precisión y lo que suelen hacer es meter más gasoil o gasolina». Si hubiera que cambiar los dos, el coste de la reparación podría subir hasta los 500 euros.