Desvelan el secreto del hermano de Pedro Sánchez en su peor momento

Un episodio pretérito del 'desconocido' hermano Pedro Sánchez sale a la palestra en plena crisis mundial por coronavirus
Pedro Sánchez al Congrés durant la crisi del coronavirus el març de 2020
Pedro Sánchez en el Congreso de los Diputados   | Catalunya Diari
 

A aquellos lectores más jóvenes tal vez no les suene el nombre de Nacho Duato, pero ¿y el de Ana Duato, protagonista de la exitosa serie de televisión española, 'Cuéntame'

 

 

Con independencia ahora de la edad, tal vez el siguiente nombre tampoco resuene en el consciente de todos nuestros lectores: David Azagra. Emulado el ejemplo anterior, el que viene a continuación no solo es un nombre conocido sino que decir que es conocido es quedarse muy corto: Pedro Sánchez, Presidente del Gobierno.

El nombre más candente de la actualidad de nuestro país, cuyo hermano, David Azagra, ocupa el cargo de «coordinador de conservatorios de música del Área de Cultura de la Diputación de Badajoz», tal como informa 'El Mundo'.

María begoña Gomez with brother in law David Sanchez 'Azagra' and his mother Magdalena Pérez Castejón during the second session of censure motion presentation against Spain´s Prime Minister at Spanish parlament, in Madrid, on Friday 01 june 2018
El hermano de Pedro Sánchez, David Azagra, a la derecha de la imagen | Gtres

Ahora volvamos atrás y centrémonos en Nacho Duato, a quien con motivo de la concesión de un premio en 2016, por su trayectoria profesional como coreógrafo, recuerda 'El Mundo', se le preguntó su opinión acerca del caso de corrupción en el que se ha visto implicada su hermana, la actriz Ana Duato, imputada por la fiscalía de anticorrupción por varios delitos fiscales en torno al caso 'Nummaria'.

La respuesta de Duato por aquel entonces, 2016, año en que el caso pasó a estar en conocimiento de los medios informativos, fue esquiva pero concisa: «No tengo mucha idea del tema ni estoy al corriente, en fin, algo sé pero no quiero hablar de esto».

 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

#cuentamelos90 #cuentamet20 Ay @imanolariasoficial .... qué nos espera el capítulo de mañana... Foto @africamora

Una publicación compartida de Ana Duato (@anaduatooficial) el

 

Pero situémonos en el tiempo. Nacho Duato, como ya queda dicho, coreógrafo de profesión, además de bailarín de danza moderna, es un valenciano de 63 años de edad que en el año 2010 saltó a la opinión público tras abandonar la Compañía Nacional de Danza (CND), de la que pasó a formar parte en 1990 después de que el Ministerio de Cultura lo nombrase director artístico.

Llegado el verano de 2010, más concretamente, el 31 de julio, debido a desavenencias con los políticos del por entonces partido socialista, al frente de José Luis Rodríguez Zapatero, y cansado de no llegar a acuerdos con quienes, según él, no entendían nada de danza, Duato preparó las maletas y se puso rumbo a San Petersburgo, capital del gigante ruso.

Allí, Nacho Duato ejerció de director artístico durante tres años, en el Teatro Mijáilovsky, donde ya había desempeñado dicho cargo un español anteriormente, un director de danza muy poco conocido en nuestro país por entonces, y que responde al nombre de David Azagra, exacto, el 'hermanísimo' pequeño del que todavía no era presidente del Gobierno de España, Pedro Sánchez.

Transcurridos los tres años, Duato se muda a Berlín, ciudad en la que es nombrado director artístico e intendente del Staatsballett de Berlín, y donde ha residido y trabajado hasta el año pasado, 2019.

En 2013, con motivo del estreno del documental 'Danse la danse', un rodaje sobre la última gira de Nacho Duato con la CND, el coreógrafo opinaba durante una entrevista, refiriéndose al gigante ruso: «Aunque pueda parecer naive, es un pueblo que todavía cree en el arte, algo muy distinto a lo que pasa aquí».

Descontento con el Ministerio de Cultura español, tras su experiencia con la CND, matizaba: «Es algo que viene de lejos. Lo que veo es una falta de interés de las instituciones públicas, en este caso el Ministerio de Cultura, por educar a los niños desde pequeños y enseñarles la importancia de las artes y de la cultura, que es lo único que queda. Creo que es un poco paleto».

Un descontento que, presuntamente, se gestó entre los años 1990 y 2010, periodo en que Duato ejercería como director artístico de la CDN, tras ser nombrado como tal por el citado Ministerio.

Duato continúa su relato recogido por 'El Mundo' y apostilla: «Las autoridades y la familia real no hacen acto de presencia en teatros ni apoyan abiertamente este arte, lo cual es importante. Cuando yo me enfadaba con la ministra González-Sinde porque le pedía que viniese al ballet, no era porque quería que me viese a mí, sino porque se viera que, a través de ella, el ministerio apoya a la danza».

«Y porque de ese modo», matiza, «la gente se interesa más por este arte. En Rusia, el ministro de Cultura ha estado ya 15 veces en nuestro teatro, y eso que llevo dos años».

Las desavenencias en materia de cultura entre Duato y los políticos socialistas de por entonces —período en que el mundo cambiaba de siglo— alcanzaron niveles tan alarmantes como para que el artista, durante su debut con la compañía 'Staatsballet' en el Teatro Real, en 2015, llegara a afirmar: «No me siento español»

Un discurso que sigue así: «Me siento, si acaso, mediterráneo, y de eso me siento orgulloso. Tengo sangre judía, griega... Me emociono con el Cariñena y con el Ouzo, pero no, no sé qué significa ser español».

Por último, recoge 'El Mundo' un texto del coreógrafo (¿español?) Nacho Duato, a modo de manifiesto, y que 'España Diario' muestra a continuación a sus lectores, transcrito de forma íntegra.

Un director vapuleado por la crítica

«Es un director inútil y un torpe». Así definía a David Azagra, una crítica en el diario extremeño 'Hoy' con motivo del estreno de la ópera 'L'elisir d'amore' en el Teatro López de Ayala de Badajoz. Un montaje que sólo conoció una única función y que costó a las arcas públicas 133.000 euros. Es el último escándalo del hermano menor de Pedro Sánchez, que hace tres años fue nombrado «a dedo» como coordinador de conservatorios de música del Área de Cultura de la Diputación de Badajoz.

La crítica de 'L' elisir d'amore' no dejaba títere con cabeza: «...Fue soporífera, de pésima calidad», rezaba. «El epicentro de la catástrofe estuvo en el foso, donde un incalificable director, sin noción alguna de los tempo de la obra, hacía aspavientos a una orquesta amplificada que impedía oír a los cantantes». Y un resumen: «Más propia de una obra de teatro de instituto».

 

Más notícias de la categoria Actualidad



Comentarios

envía el comentario