¿TE ENCANTA SÁLVAME?

Únete al nuevo grupo de Facebook para comentar, cotillear y disfrutar con Sálvame. PINCHA AQUÍ, ¡te encantará!

Grave peligro: 5 provincias españolas, al borde de convertirse en desiertos

Una reciente investigación española advierte que las tierras áridas ganarán terreno en todo el planeta, con una intensificación dramática
Imagen de un desierto
Alicante, Murcia, Almería, Lanzarote y Fuerteventura son las áreas más amenazadas | pixabay

Las tierras áridas conforman el 45% de la superficie no acuática del planeta y proporcionan sustento, a través de actividades como la ganadería o la agricultura, a cerca de 2.500 millones de personas. Dado que, además, son especialmente sensibles al cambio climático, los expertos consideran fundamental conocer a qué clase de transformaciones se enfrentan.

Un nuevo estudio, realizado en la Universidad de Alicante y publicado en la revista Science, acaba de arrojar luz sobre el problema, aunque su conclusión es preocupante: una vez superados ciertos niveles de aridez, los cambios no serán proporcionales, sino drásticos.

Pese a lo que cabría suponer, la intensificación de la aridez no ocurrirá «poco a poco», a medida que la temperatura aumente, sino que esta clase de terrenos responderá a los cambios de manera desproporcionada, camino hacia una desertificación más brusca de que se pensaba.

Las zonas más expuestas a este proceso son las que hoy ya tienen un clima más árido. En el caso de España, AlicanteMurcia y Almería, en el sudeste de la Península, además de islas como Lanzarote y Fuerteventura son las áreas más amenazadas, según los investigadores.

Puntos de no retorno

La investigación ha detectado tres umbrales -o niveles críticos- en la aridez de los ecosistemas. Una vez que se alcanza alguno de ellos, la intensificación de la aridez se acelera de un modo cada vez más brusco.

Es decir, la desertificación de los ecosistemas no es un proceso gradual, sino que se incrementa dramáticamente cuando se supera cada uno de estos tres puntos sin retorno que los investigadores acaban de identificar.

En nuestro país, el porcentaje ronda el 75% de la superficie de España cuando se contemplan todas las regiones, incluidas las mucho menos áridas del norte.  En el caso de las mencionadas áreas del sudeste peninsular o las Canarias, que ya se encuentran en niveles de aridez cercanos al segundo umbral, el siguiente salto sería, por tanto, el más drástico.

Si las previsiones climáticas se cumplen y los cambios siguen el patrón identificado en el nuevo estudio, se producirán reducciones muy acusadas de la cobertura y diversidad vegetal. Un proceso que, en última instancia, derivará en la degradación de los ecosistemas naturales de estas zonas y su desertificación.



Comentarios

envía el comentario