INVITACIÓN OFICIAL:

Únete al nuevo grupo oficial de Facebook de Corazón y Famosos. Cotilleos, fotos, vídeos, encuestas... ¡PINCHA AQUÍ Y ÚNETE!

Descubierta una nueva aurora boreal en Finlandia

Un grupo de fotógrafos amateurs e investigadores de la Universidad de Helsinki han sido los pioneros en detectar esta inusual forma

Un grupo de fotógrafos amateurs ha descubierto una nueva forma de auroras boreales. Tras tomas las fotografías y trabajando junto con investigadores espaciales, ahora se ha publicado el estudio en la revista AGU Advances, sobre estas nuevas auroras boreales, nombradas ‘dunas’. Esta nueva forma del fenómeno proporciona a los científicos una nueva manera de investigar las condiciones en la atmósfera superior.

Las luces de las auroras, que aparecen cuando las partículas expulsadas ​​del Sol bombardean el campo magnético terrestre e interactúan con los gases en su atmósfera, normalmente crean un efecto de cortina ondulante, pero esta vez los observadores del cielo vieron arcos verdes luminosos estructurados horizontalmente.

Minna Palmroth, física espacial de la Universidad de Helsinki y autora principal del estudio, analizó junto con sus colegas fotografías de las 'dunas' tomadas tanto por científicos profesionales como por aficionados, y notaron que, además de estar alineadas horizontalmente, las luces parecían ondularse como una ola en el cielo nocturno.

 

 

¿Cómo se forman?

A partir de ahí se iniciaron las investigaciones sobre el fenómeno, para buscar una explicación a las novedosas olas celestes. «Fue como armar un rompecabezas o realizar un trabajo de detective», dijo en un comunicado de la Universidad de Helsinki Matti Helin, astrónomo aficionado y miembro del grupo Northern Lights. «Todos los días encontrábamos nuevas imágenes y se nos ocurrían nuevas ideas».

Los investigadores desarrollaron un método de triangulación para analizar las fotografías. Concluyeron que las dunas son un campo de ondas monocromáticas con una longitud de onda de aproximadamente 45 kilómetros dentro de una capa delgada de la atmósfera a una altitud relativamente baja de 100 kilómetros, en las partes superiores de la mesosfera.

Los datos sugieren que las dunas manifiestan ondas de la atmósfera, posiblemente perforaciones en la mesosfera, que rara vez se detectan y que no se han observado previamente a través de auroras difusas ni en latitudes y altitudes aurorales.

La zona donde se forman las auroras boreales es un entorno extremadamente desafiante para los satélites y otros instrumentos espaciales. Palmroth dice que es por eso que es uno de los lugares menos estudiados en nuestro planeta. «Debido a las dificultades para medir los fenómenos atmosféricos que ocurren entre los 80 y los 120 kilómetros de altitud, a veces llamamos a esta área ‘la ignorosfera’», explicó en un comunicado.



Comentarios

envía el comentario