Sigue estos consejos para calentar tu hogar sin usar la calefacción en invierno

Así ahorrarás en la factura de la luz, que en invierno se dispara
Con estos fáciles consejos te ahorrarás dinero en la factura de la luz | Cedida

El calor nos ha abandonado definitivamente y, como es natural, empieza la temporada de frío. Millones de estufas, radiadores y demás aparatos para emitir calor son desempolvados en los hogares. Cada vez cuesta más dinero mantener caliente el hogar, pero aquí te mostramos varios trucos para ahorrar dinero y poder mantener tu casa cálida.

Cerrar las puertas

Una de las cosas que debes hacer es cerrar las puertas de las estancias. Si lo haces, evitarás que acceda el calor a estancias en las que no es necesario, de esta manera lo mantendrás más concentrado y más tiempo.

Abrir las cortinas y ventanas

Para no dejar entrar el frío es muy importante que, durante unos 15 minutos aproximadamente cada día, ventiles tu hogar. Debes hacerlo en momentos en los que penetre la luz solar, así también estarás dejando entrar el calor del sol.

Las cortinas debes dejarlas abiertas cuando el sol entra en tu hogar. El momento de cerrarlas es por la noche, de esta manera no le darás tantas facilidades al calor que hayas acumulado a salir. Una buena solución son las cortinas térmicas, ya que son mejores aislantes, lo que potencia el efecto de las cortinas al uso.

Abrígate bien

Venimos de la época estival, en la que acostumbramos a vestir poca ropa. En nuestros hogares se ha extendido la idea de ir en manga corta o ir poco abrigados, por el contrario sí que encendemos más la calefacción. Si queremos ahorrar un poco, deberíamos abrigarnos más en casa. Podemos utilizar jersey, mantas, cubrecamas, calcetines dobles… De esta manera no utilizaremos tanto los aparatos eléctricos, lo que hará descender nuestra factura de la luz.

Además de ti, abriga a tu casa también. Pon alfombras para que no deje pasar tanto el frio desde el suelo. Las que mejor aislan son las de lana o de pelo.

Haz ejercicio

Otro de los trucos para combatir al frío sin necesidad de engordar la factura de la luz es la de hacer ejercicio en casa.

Para este tipo de práctica vienen perfectamente aparatos como las bicicletas estáticas o realizar ejercicios de psicomotricidad en casa, por ejemplo de gimnasia o de fitness.

La madera

El mejor aislante es la madera. Uno de los puntos más importantes a tener en cuenta sobre este material es la baja conductividad térmica que tiene, lo cual nos permite una mejor adaptación a él. Es gracias a sus propiedades higroscópicas, ya que son la responsables de crear unos ambientes más templados en verano y en invierno.

Si vas a hacer obras en casa, una muy buena opción es poner materiales aislantes, lo que te servirá para mantener el calor interno y aislarte del externo.