INVITACIÓN OFICIAL:

Únete al nuevo grupo oficial de Facebook de Corazón y Famosos. Cotilleos, fotos, vídeos, encuestas... ¡PINCHA AQUÍ Y ÚNETE!

Denuncian las condiciones laborales de los Guardias Civiles que custodian el Palacio de la Moncloa

Según la Asociación Unificada de Guardias Civiles, algunos agentes tienen miedo a ser cesados
Guardia Civil patrullando en Moncloa
Los Guardias Civiles tienen que orinar en la intemperie | EspañaDiario

Un vecino de una zona cercana al Palacio de la Moncloa ha enviado unas imágenes a ‘Telemadrid’ que están dando que hablar. En el vídeo se puede ver el día a día de los Guardias Civiles que custodian la sede del Gobierno, que tienen que orinar en mitad de la calle porque no disponen de un urinario público o cualquier otro lugar para hacer sus necesidades. 

El vecino también denuncia que los agentes solo disponen del vehículo patrulla para refugiarse de las inclemencias del tiempo. «Es una pena ver las condiciones en las que tienen que trabajar los agentes», declara. En este sentido, el único mobiliario del que disponen es una bolsa de basura que utilizan como papelera por motivos de seguridad.

No disponen de personal para relevarlos

Según ‘Telemadrid’, el Instituto Armado no dispone de suficiente personal para relevar a los agentes, que pasan hasta 12 horas diarias custodiando el Palacio de la Moncloa a bordo del coche patrulla. Desde la televisión madrileña aseguran que hay miembros del cuerpo que se han marchado a causa de las pésimas condiciones laborales después de 17 años de servicio.

La Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC) se ha pronunciado al respecto. Fuentes de dicha asociación afirman que uno de los motivos por el cual los agentes no denuncian estas condiciones es porque tienen miedo a ser despedidos o «a que les quiten la productividad, de unos 300 euros al mes».

Según esas fuentes, en declaraciones que recoge ‘La Sexta’, las tareas de vigilancia son de «libre asignación» y sus responsables pueden cesarles en cualquier momento.



Comentarios

envía el comentario