Foto del niño Oliver

La familia de Oliver, el niño con un tumor cerebral, da la última hora de su salud

El pequeño Oliver comienza la quimioterapia, y puede hacer ya una vida más de niño

"Ya se mueve y anda. Va pasito a pasito. Incluso ya ha podido ir a los columpios y hacer una vida más normal. Una vida de niño". Una frase corta, pero concisa como ninguna otra. Oliver, el niño de Málagaoperado en Barcelona de un tumor cerebral, evoluciona positivamente después de la intervención en San Juan de Dios.

El pequeño ya ha comenzado el tratamiento oncológico que le permitirá reducir la parte del tumor que no pudo eliminar en la última operación, practicada en noviembre. Ahora, el pequeño se someterá a la quimioterapia para intentar reducir el edema.

"Empezó la semana pasada con el tratamiento de quimioterapia. En principio se someterá hasta marzo o abril. No lo sabemos exactamente", ha explicado José Luis, el abuelo del pequeño, en un comunicado en La Opinión de Málaga .

"Está mejor, pero todavía no puede comer"

El abuelo del pequeño, en declaraciones al citado medio, explica que cada vez está más entero y se adapta con normalidad al día a día. "Está mejor", dice el abuelo sobre un Oliver que, eso sí, aún no puede comer y mantiene la sonda.

Oliver, con sus padres Lena y Alejandro
Oliver con sus padres Lena y Alejandro | Cedida

"El niño ha cambiado de la noche a la mañana y ya pesa un par de quilitos más", detalla. "Ya anda y va haciendo, poco a poco, una vida más normal. Una vida más de niño", añade el abuelo del pequeño.

Además, Jose Luis explica que la familia es una piña. Para poder estar cerca de Sant Joan de Deu, los padres del pequeño Oliver han alquilado un apartamento junto al hospital barcelonés. "Vamos tirando como se puede", dice.

"El niño está bien y vive. Voy loco por verlo", añade mientras explica: "Estamos muy contentos. Sin embargo, hay que ser conscientes de que el tumor todavía está ahí. Debemos esperar a que la quimioterapia tenga el resultado esperado y puedan extirparsele de una vez por todas. Remamos todos en la misma dirección y estamos con el pequeño".

Primero Barcelona, después Navarra

Tras la quimioterapia, al pequeño Oliver le espera la terapia de protones. "Es un tratamiento específico para tumores mayores", dicen desde Sant Joan de Deu. Sin embargo, el tratamiento pionero en el estado sólo se practica en Madrid y en Navarra.

Por eso mismo, Oliver abandonará Barcelona en unos meses y será trasladado a la Clínica Universitaria de Navarra, donde recibirá la protonterapia.

Allí los médicos seguirán luchando por mantener a Oliver con vida, y poder eliminar de su cuerpo el tumor que amarga ahora a su familia.

NOVEDAD WHATSAPP: Pincha aquí para leer GRATIS tus noticias favoritas del Corazón en WhatsApp