¿Por qué les gusta comer plástico a las tortugas marinas?

Un nuevo estudio revela que las tortugas marinas se sienten atraídas por el plástico porque parece y huele a comida

Imagen de una tortuga con una bolsa de plástico
A las tortugas marinas les engancha tanto el olor de los plásticos como el de la auténtica comida | PixaBay

El plástico, año tras año, invade los océanos con toneladas y toneladas de residuos contaminantes que directamente afectan al medio ambiente y a la fauna. Uno de los últimos estudios que se centran en la vida marina ha encontrado que las tortugas marinas son atraídas por los plásticos.

Es frecuente que los biólogos se topen con ejemplares que han ingerido grandes cantidades de plástico. Hasta ahora se pensaba que los comían al confundirlo con presas, sobre todo medusas.

Pero un nuevo estudio publicado este lunes revela que no sólo les atrae su forma: a las tortugas marinas les engancha tanto el olor de los plásticos que flotan o están sumergidos en el océano como el de la auténtica comida.

«Pensamos que a otras especies les ocurre lo mismo. No creemos que se limite a las tortugas marinas», asegura Karen Anne Bjorndal, directora del Centro de Investigación de tortugas marinas Archie Carr, de la Universidad de Florida.

A prueba de plásticos

Los resultados de esta nueva investigación, publicados en la revista Current Biology, se basan en un experimento realizado en una pequeña piscina de laboratorio con tortugas boba (Caretta caretta), también conocida como tortuga cabezona.

Para la elaboración del trabajo los expertos reclutaron 15 tortugas de la especie Caretta caretta criadas en cautiverio. Luego les hicieron oler arena mezclada con harina de pescado –que forma parte de su dieta habitual- y arena mezclada con plástico recubierto de microorganismos marinos. Gracias a ello advirtieron que los quelonios reaccionaban con la misma intensidad al olor de ambas.

«Hemos descubierto que las tortugas boba responden a los olores de los plásticos de la misma forma que responden a los olores de la comida, lo que sugiere que se sienten atraídas por los residuos plásticos no sólo por su forma, sino por cómo huelen», explica en un comunicado Josep Pfaller, investigador de la Universidad de Florida y coautor del estudio, que admite que esta respuesta de las tortugas les sorprendió, pues esperaban que sintieran una mayor atracción por la comida.

En futuras investigaciones los expertos se centrarán en averiguar qué productos químicos contenidos en los plásticos son los que despiertan más el interés de las tortugas, pues así será más fácil tomar medidas para la conservación de estas criaturas habitan los océanos de la Tierra desde hace más de 100 millones de años.


Comentarios

envía el comentario