Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: info@espana-diario.es

Llega y brilla la ‘cascada de fuego’ de Yosemite

Cada febrero, durante las puestas de sol, la cascada conocida como Cola de Caballo, en este parque nacional norteamericano, brilla como si se tratara de fuego, pero es una ilusión óptica
La cola de Caballo de Yosemite ardiendo por la luz crepuscular | @anotherpaddy

 

Las montañas graníticas del Parque Nacional de Yosemite, en California, con grandes acantilados perforados por el hielo y la nieve hace centenares de miles de años, presentan este febrero alucinantes regueros dorados cayendo desde las cimas. Como si de lava ardiente se tratara, una cascada de ‘fuego’ se precipita 500 metros a última hora de la tarde.

Durante las puestas de sol de este mes se puede admirar esta impresionante ilusión óptica, que atrae a miles de turistas aficionados de la naturaleza. Bautizada como la Firefall Week, durante un tiempo determinado una cascada gigantesca, conocida como ‘la cola de caballo’ se colorea de naranja y rojo radiante.

El secreto del fenómeno

No es un fenómeno sobrenatural ni tampoco cae lava durante este febrero, el agua baja por muchos torrentes hasta canalizarse en este acantilado y cae una gran altura, mientras los rayos de sol del crepúsculo iluminan la cascada.

Hacen falta tres condiciones importantes para que se suceda la bonita ilusión óptica: no debe haber nubes que cubran la puesta de sol y los rayos que inciden directamente sobre la cascada, y, por otra parte, las temperaturas durante el día deberán ser elevadas para derretir la nieve de la parte superior de la montaña. Según la cantidad de agua de fusión que fluya por el acantilado, la vista será más o menos espectacular, porque si no hay nieve no se producirá.

Normalmente, las condiciones se cumplen durante una semana, a veces quizás diez días, y entonces se puede disfrutar de la mágica cascada y las imágenes corren virales, saltando como el agua por los canales de las redes sociales.

 

 

 

 

 

 

 

Comentarios