Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: info@espana-diario.es

Carreteras inteligentes, el futuro de los desplazamientos terrestres en todo el mundo

¿Qué son y cuándo las podremos utilizar habitualmente?
Las carreteras inteligentes podrían ayudar a los usuarios a tomar determinadas decisiones beneficiosas | España Diario

 

La tecnología tiene un objetivo muy definido: ayudar al ser humano a ser cada vez más efectivos y perfectos. Cada vez más escuchamos el adjetivo calificativo «inteligente» relacionado con aparatos  electrónicos. Además, la Inteligencia Artificial cada día está más involucrada en nuestra realidad.

Las carreteras inteligentes aparecen en escena y os vamos a contar de qué se tratan.

Carreteras inteligentes, ¿qué son?

Se trata de unas carreteras que almacenan información sobre factores de interés de la vía, tanto para los usuarios de la vía como para las autoridades. Esto significa que la seguridad se elevará al siguiente nivel.

La integración de elementos para prever, informar y responder ante determinadas circunstancias estarán a la orden del día. Factores como cambios meteorológicos, condensación de tráfico acumulado en la vía y la aparición o desaparición de desperfectos también tendrán cabida en los datos recabados y almacenados por estas carreteras.

Este avance se está probando en países de todo el mundo. De hecho, ya hay países en los que es posible en alguna carretera controlar la iluminación, saber la temperatura del asfalto mediante unos sensores e indicar el nivel de tráfico de la vía.

¿Cuándo las podremos utilizar?

La propia carretera nos informará de las necesidades de los conductores para realizar los desplazamientos de manera más segura | España Diario

 

Las compañías privadas son las empresas que llevan el grueso de los proyectos de esta naturaleza. Cabe destacar que, cada vez más gobiernos están interesados en implantar este tipo de tecnología a sus carreteras.

El hecho de que muchas grandes ciudades como Londres, Madrid, Barcelona, Berlín o París ya han impuesto medidas para que el tráfico se vea reducido dentro del corazón de las ciudades y, de esta manera, se reduzcan los niveles de CO2. Esto puede ser considerado un primer paso para llegar a las carreteras inteligentes.

Los gobiernos reducirían costes al tiempo que se mejoran las condiciones de seguridad de los conductores y de las autoridades, pues tendrían información para saber a qué hacen frente.

Así, se determina que la seguridad que pueden aportar estas innovaciones podría ayudar a reducir los siniestros y las muertes en las carreteras de manera palpable.