Montaje con las caras de Beatriz e Isaac y un coche de fondo de la Policía Nacional

Beatriz, la viuda negra española: 'lo ahogué con un cordón para terminar pronto'

Según explica la mujer, fue una muerte asistida porque su marido se lo pidió

Beatriz asesinó a su marido asfixiándolo mediante el uso de un cordón. Isaac, de 47 años, sufría de ataxia cerebelosa, una enfermedad que afecta a la motricidad.

Según cuenta Beatriz, compró unas pastillas para que las tomara su marido y así pudiera morir sin dolor, ya que Isaac había comentado en ocasiones que quería someterse a la eutanasia. Dichas pastillas que le suministró Beatriz no hicieron efecto en él.

La mujer pasó al plan B. Encerró a su marido en el coche con una bombona de butano. Esa opción tampoco parecía funcionar así que Beatriz cogió el cordón de una zapatilla y ahogó a Isaac hasta provocarle la muerte. 

Isaac, el expolicía local de Catarroja, Valencia, desapareció el 1 de diciembre de 2019. Los culpables de su muerte y desaparición fueron su mujer Beatriz y el hijo de esta, de 17 años. 

Cuando detuvieron a Beatriz, el chico confesó haber colaborado en el crimen. Como ya había cumplido 18 años, fue condenado a prisión un año y medio y a libertad vigilada seis meses más.

La mujer se enfrenta a una pena de prisión permanente revisable. Declaró que cometió el crimen, pero que fue una muerte asistida.

El juicio de Beatriz se ha estado llevando a cabo los días 12 y 20 de diciembre. Donde un jurado popular ha tenido que juzgar todas las suposiciones del caso. Entre dichas suposiciones está la de la pastilla que le ofreció Beatriz a su marido, el fin era dormirlo.

Sin embargo, lo que se sopesa es la opción de que dicha pastilla fuera suministrada bajo engaño. Bajo la premisa de que el fármaco era para calmar el dolor.

Beatriz también confesó que las bolsas de sosa cáustica que encontró la policía no eran para su marido en un principio. Las encontraron en la parcela que tiempo atrás ella había comprado, en Godelleta. Explicó que el producto servía para quitar las malas hierbas.

Esa misma parcela fue donde cavó, junto a su hijo, una fosa, allí enterraron después a Isaac. Beatriz explica que la sosa cáustica la usó para el mal olor. Además, cubrió el cuerpo con piedras y tierra.

El veredicto de la Fiscalía

A todo esto, se suma el hecho de que Beatriz suplantó la identidad de Isaac. Mediante el teléfono móvil de su marido, envió mensajes a sus contactos en los que supuestamente Isaac explicaba que no iba a volver a casa y que debían respetar su voluntad. 

De esta manera, Beatriz pretendía fingir su desaparición. Pasaron cuatro días hasta que la mujer denunció la desaparición de su marido.

Foto de Isaac
Isaac había sido policía local en Catarroja, Valencia | EE

La familia de Isaac optó por colgar carteles con su cara por todo el barrio para denunciar el hecho. Sin embargo, Beatriz se dedicaba a arrancar uno por uno dichos carteles.

Discutía con todo aquel que encontraba colgando alguno. Ella debatía diciendo que su marido se había marchado por voluntad propia y que dejaran de buscarlo.

Por su parte la Fiscalía descarta que la muerte de Isaac se tratara de una muerte asistida, tal y como defiende Beatriz. Afirma que la mujer asesinó al hombre a sangre fría.

NOVEDAD WHATSAPP: Pincha aquí para leer GRATIS tus noticias favoritas del Corazón en WhatsApp