ESPAÑA DIARIO

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: info@espana-diario.es

El Banco de España deja de emitir billetes de 500 euros

El organismo, pero, ha recordado que estos seguirán siendo de curso legal y por tanto se podrá seguir pagando con ellos
El Banco Central Europeo ha ordenado dejar de imprimir los billetes de 500 € | Cedida

 

Los billetes de 500 euros podrían pasar a la historia en breve. Aunque continuaran siendo de curso legal, el Banco de España, junto a otros 16 bancos centrales europeos, ha dejado de emitirlos desde este pasado domingo.

Se cumple así la decisión tomada por el Banco Central Europeo en mayo de 2016, donde fechó el fin de la impresión de estos billetes para finales de 2018. De momento, solo el Banco Nacional Alemán y Austríaco podrán emitirlos hasta el 26 de abril.

Preocupación por los usos ilegales que se la ha dado a estos billetes

Pese a que no se imprimirán billetes nuevos, los usuarios podrán seguir comprando con los antiguos ya que mantendrán su valor indefinidamente. Los bancos, compañías de transporte de fondos o las oficinas de cambio de moneda podrán volver a poner en circulación los ya existentes o enviarlos al Banco de España para su retiro.

Uno de los motivos que han llevado a los responsables de la economía europea a no imprimir más de estos billetes es su creciente uso en actividades ilegales. Muchas operaciones policiales, contra la financiación del terrorismo o contra la corrupción, acaban con la incautación de grandes cantidades de dinero en el que es el billete de mayor importe de la zona euro.  

31 millones de billetes valorados en 15.500 millones de euros 

Desde su implantación, España fue el principal mercado europeo donde se pagaba con billetes de 500 euros. En los años de la burbuja inmobiliaria, circulaban por nuestro país la cuarta parte de los de toda Europa, unos 114 millones. La crisis, pero, ha reducido enormemente esta cantidad. El pasado noviembre solo había, según los datos del Banco de España, unos 31 millones, que suman 15.500 millones de euros.

Actualmente, cuesta cada vez más ver billetes de este importe en las calles y su uso parece restringido únicamente a los turistas. Además, son muchos los establecimientos que no los aceptan. La limitación al pago en efectivo de un máximo de 2.500 euros también ha ayudado a reducir su presencia en los bolsillos de los españoles.