250.000 coches contaminan igual que un solo puente aéreo

Se está planteando seriamente suspender el puente aéreo y solo mantener los vuelos con escala para mitigar las emisiones

La conexión aérea entre Madrid y Barcelona emite más que 250.000 coches nuevos con el distintivo ambiental, lo que equivale a unas emisiones de 363.000 toneladas/año de dióxido de carbono (CO2), el principal gas de efecto invernadero. Sería como si esa cantidad de vehículos dejarán de circular, desparecieran del mapa. Ese motivo es por el cual, Ada Colau, la alcaldesa de Barcelona quería suprimir el puente aéreo, entre otros motivos, ya que también se dispone del ave, transporte mucho más sostenible.

 

El puente aéreo está en el punto de mira ecológico

Javier Gándara, presidente de la Asociación de Líneas Aéreas (ALA), ha argumentado que «la mayoría de los vuelos entre Madrid y Barcelona son conexiones de vuelos de largo y medio recorrido y no pueden suprimirse si el AVE no llega a los dos aeropuertos y los pasajeros no pueden embarcar las maletas, digamos en Barcelona y luego recogerlas ya en el destino, ya sea Buenos Aires, México o cualquier otro». En Madrid sí está previsto crear esta conexión intermodal pero en Barcelona todavía no.

Conociendo esta premisa, la concejalía de Ecología han asegurado que la propuesta municipal solo incluye por ahora la supresión de los vuelos que tienen exclusivamente origen y destino en las dos capitales. De la cifra de CO2 que ahorraría la medida municipal habría que restar, por tanto, la de los vuelos de conexión, cuyo porcentaje ninguno de los operadores ha querido facilitar. El cálculo aproximado es que son más de la mitad pero no han precisado más.

 

Contaminación desmesurada; AVE como alternativa principal

El AVE es la alternativa principal para mitigar las emisiones ya que son prácticamente inexistentes, dado que se abastece con electricidad de origen exclusivamente renovable desde el año pasado. El tren ya ha absorbido una parte de los pasajeros del corredor. Con los 4,4 millones con que ha cerrado el 2019, superó de largo los 2,5 del ‘puente aéreo’. El tren se lleva el 64% del pastel pero el avión aún retiene el 36%.

El AVE podría absorber sin problemas a todos los pasajeros aéreos, aunque AENA (Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea) no esta de acuerdo con esta afirmación. Los actuales 4,4 millones de pasajeros podrían subir hasta siete sin problemas, solo bastaría con la reestructuración del servicio de Renfe y la entrada de nuevos operadores a primeros del próximo año, la capacidad del corredor ferroviario aumentará un 60%, según Adif.